La técnica Invisalign ha llegado para quedarse gracias a que cada día más y más personas confían en ella.

Uno de los principales motivos que lleva a nuestros pacientes a decidirse por la Ortodoncia Invisible es su gran elemento diferenciador, la discreción estética, que ofrece frente al resto de ortodoncias como los tradicionales brackets.

Esta ortodoncia no te provocará ninguna inseguridad estética ya que el resto de personas no notarán ni que los llevas puestos, debido a que se adaptan perfectamente a tu boca.

Los alineadores invisibles son extraíbles en cualquier momento, ofreciendo así comodidad durante las comidas y facilitando las limpiezas bucales. Además, evitamos que queden restos de comida en la parte de nuestros dientes donde no podemos acceder, provocando este hecho en algunas ocasiones descalcificaciones o manchas en las piezas dentales.

Otra gran ventaja de la Ortodoncia Invisible es que es personalizada para cada caso. Se realiza un estudio previo con una de las últimas tecnologías 3D, ClinCheck, la cual nos permite visualizar el resultado final, con una visión mucho más específica, logrando planear los micro movimientos que se van a realizar en los dientes.

Una de las principales preguntas sobre el tratamiento son las molestias que puede llegar a producir este tipo de ortodoncia. En los primeros días es común la presencia de algunas molestias, pero esto es normal, ya que son producidas por la presión que se está ejerciendo sobre los dientes para su correcta colocación.

Esperamos que este artículo te haya sido de gran ayuda, pero, si tienes alguna otra duda, pregúntanos sin compromiso, ¡estaremos encantados de responder a todas ellas!

Por todos estos motivos y muchos más, ¡no dejes de sonreír!

Llámanos al 951 441 275 o si lo prefieres te llamamos